Cómo enseñar a leer a un niño

Una pregunta que suelen hacerse muchos padres es cómo enseñar a leer a mi hijo. Es natural, especialmente, cuando se va acercando su entrada a la primaria.

Enseñar a leer a un niño puede parecer una tarea parecer titánica, pero no necesariamente es así. Si se siguen ciertos pasos, con un poco de paciencia, se convertirá en un maravilloso hábito que toda la familia puede disfrutar.

En este artículo te daremos 8 consejos para que puedas enseñarle este apasionante hábito a los más pequeños de la casa.

Al finalizar te invitamos a que visites:

| Libros Gratis: +30 Libros para Aprender a Leer Gratis [PDF]

| Libros Recomendados: Los Mejores 15 Libros para Aprender a Leer [Pagos]

1) Leer con frecuencia

Este paso es básico. Pero, no se trata solo de leerle cuentos al niño, sino de que tú como adulto también leas. Haz que tu hijo te vea leyendo y sienta curiosidad por saber qué haces.

Háblale de lo divertido que es leer y aprovecha para contarle una historia. No esperes que tenga «cierta edad» para comenzar este proceso. Desde muy pequeños los niños aprenden e imitan conductas.

Posteriormente, compra o busca libros infantiles, adaptados a su edad y comienza a crear la rutina de leer por las noches, por ejemplo.

Para hacer más entretenida e interesante la lectura, puedes utilizar libros interactivos con sonidos, figuras e imágenes. Esto en el caso de que aún sean niños pequeños.

Luego, cuando ya estén más grandes, puedes hacer lecturas más complejas y sin tanta estimulación sensorial e incluir preguntas, debates o discusiones sobre los temas que se desprenden del libro.

2) Coloca los libros a su alcance

Los libros deben estar siempre al alcance del niño. Es muy difícil crear un hábito si nos hacemos el trabajo difícil. Por eso, sus libros deben estar disponibles y accesibles para él.

Ubícalos en su habitación o en su área de juego para que sean parte de su entorno natural y comience a tomarlos cotidianamente.

Utiliza estanterías que estén a su altura y organízalos de manera que se vea bien la portada y así elija el que más le llame la atención en el momento.

No te desesperes si pasa una temporada larga escogiendo el mismo libro. Los niños suelen ser intensos en este sentido. Cuando algo les gusta, lo quieren todo el tiempo, hasta que se agotan.

Si quieres que lea variedad de libros, puedes hacer actividades que lo motiven a explorar nuevas historias, pero jamás le impongas nada. La idea es que el niño se sienta a gusto leyendo.

3) Debes dar el ejemplo

Demuéstrale al niño que leer es realmente interesante. Se recomienda que leas diariamente por lo menos unos 20 minutos cuando el niño pueda verte.

Como te lo contamos anteriormente, de esta forma te verá disfrutando de la lectura y tratará de imitar lo que haces. Pero, no solo eso, sino que sentirá curiosidad y te hará preguntas, aprovecha esos espacios para motivarlo.

No hay nada tan poderoso como el ejemplo. Nada de lo que digas será tan convincente como lo que haces día a día y tus hijos observan.

4) Amplía las opciones de lectura

Puedes crear tu propia biblioteca con opciones adecuadas para el niño, o bien puedes planear una divertida salida a la biblioteca local. Esto le abrirá un mundo de alternativas y expandirá su curiosidad e interés por los libros.

Algo adicional ocurre cuando llevas a tu hijo a otros espacios donde se practica la lectura. Y es que se da cuenta que leer no es solo un asunto privado y familiar que se hace en casa, sino que es también una actividad social.

A través de la lectura y los libros se puede relacionar con otras personas y lugares. Esto es muy poderoso para crear el hábito y facilita mucho el proceso de lecto escritura en edad escolar.

5) Asocia palabras con sonido

Esta asociación puedes comenzar a realizarla incluso antes de empezar a enseñarle el alfabeto.

La idea es que señales las palabras en la líneas del libro a medida que las vas leyendo, de esta forma el niño podrá asociar la imagen de la palabra escrita con el sonido que tu emites al pronunciarla.

Esto ayuda al chiquillo a captar el patrón de palabras que aparecen en la página y asociarlo con las palabras pronunciadas.

6) Enséñale el alfabeto

Una vez el niño haya desarrollado la conciencia de las palabras, puedes comenzar a separar las palabras en letras. Enséñale cada letra visualmente y fonéticamente.

Se recomienda que le enseñes el abecedario comenzando con las letras minúsculas, ya que son las que se utilizan más y la más relevantes en el aprendizaje de la lectura.

Sé creativo. Elabora tarjetas legibles para el niño, aprovecha las salidas para mostrarle las letras en letreros, folletos y cualquier otro lugar donde aparezcan. Te aseguramos que le encantará eso.

7) Desarrolla la conciencia fonémica en el niño

Este es uno de los pasos más importantes en el proceso de enseñar a leer. El niño debe aprender a asociar un sonido hablado con un par de letras o con una letra, eso es lo que se conoce como conciencia fonémica.

Existen 24 sonidos del habla construidos por las 27 letras del alfabeto, incluyendo los sonidos cortos y largos, y los especializados (como los de la «ll» y «ch»). Al momento de enseñar debes centrarte en un sola letra o sonido a la vez.

Debes asegurarte de que el niño comprenda cada combinación letra-sonido, antes de avanzar con el próximo. Por ejemplo, la letra «o» produce el sonido «oo» y el inicio de la palabra «oso».

Puedes hacer el proceso más divertido, creando juegos para que el niño participe activamente.

8) Las rimas como complemento

Las rimas son una excelente herramienta para que el niño cree conciencia fonémica, y también le ayuda a reconocer las letras y las palabras más básicas en español.

Léele rimas infantiles y después crea listas de rimas fáciles para fortalecer lo aprendido. Esto le ayudará a ver los patrones de sonidos generados por la combinación de ciertas letras.

Ejemplo: ama, llama, rama, cama, rana, etc.

Conclusión

Enseñar a leer a un niño es una de las tareas más cruciales en su formación. La lectura es una herramienta poderosa que ayuda a forjar la educación y formación integral de cualquier persona.

Enseñar a leer a un niño, es crear futuro. Un futuro de personas sensibles, cultas, con valores y hábitos que los ayudan a construir una vida feliz.