Cómo Estructurar un Libro. Todo lo que Necesitas Saber

Comprender cómo estructurar un libro es un elemento crucial para que cualquier obra tenga éxito.

No solo le permite al autor tener mayor claridad a la hora de crear el texto, sino que también facilita un proceso de lectura más fluido. 

Cuando, además, existen elementos ausentes en el libro, este luce de baja calidad y las ventas podrían verse perjudicadas.

Si has decidido escribir tu propio libro, pero aún no tienes idea de la estructura que utilizarás, has llegado al lugar correcto. 

En las próximas líneas, te explicaremos cada una de las partes que debería tener el libro para que definas la columna vertebral de tu obra. Independientemente de si planeas publicarla en formato digital o al estilo tradicional.

Algunas de estas secciones no te corresponderá realizarlas a ti, si vas a trabajar de la mano con una editorial. No obstante, si vas a autopublicar tu libro, sí que te va a interesar conocerlas todas.

Partes imprescindibles

Página de cortesía o de respeto

Se trata de una página en blanco que suele dejarse al principio del libro. Recibe el nombre de “cortesía” o “respeto” debido a que allí las personas suelen dejar dedicatorias en forma de poemas, dibujos e incluso calcomanías cuando obsequian el libro.

Muchos bibliotecarios suelen usar las páginas de cortesía para tomar anotaciones sobre la categoría del libro y su número de referencia. Es la famosa página del sello de la biblioteca, donde también se incluyen otros apuntes como el origen del libro, o si fue parte de una donación.

Portadilla o anteportada

La anteportada es la hoja que se ubica antes de la portada y de la primera página impar del libro. Por lo general, es la primera página impresa.

En ella debes escribir únicamente el título de la obra y el nombre del autor (tú). Sin embargo, también puede incluir un pequeño resumen, cita o la colección a la que pertenece el libro.

Portada

La portada es la primera página impar que se ubica al principio de la obra. En ella se incluye el título, el nombre del autor, el lugar donde se imprimió el libro y el año de impresión. También pueden añadirse otros detalles como la colección y la editorial.

Aunque lo ideal sería que las personas no juzgaran o eligieran un libro por su portada, en realidad lo hacen. Por ello, es importante que te asegures de diseñar una portada de calidad, cuya tipografía, imágenes y colores reflejen la identidad del contenido de tu libro.

Página legal

La página legal, conocida también como página de derecho de autor, es la sección del libro donde puedes informarle al lector que tu obra no es de dominio público. En pocas palabras, que tu libro no puede copiarse o imprimirse sin autorización. 

Además, la página legal incluye información importante para los bibliotecas, distribuidores y minoristas. 

En el caso de los libros impresos de la manera tradicional, esta página contiene diversos datos sobre el editor (edición, año, número de impresión, ISBN, etc.), mientras que en el caso de los libros autoeditados se suele escribir el sitio web del autor.

Dedicatoria o epígrafe

La dedicatoria y el epígrafe son dos elementos diferentes dentro de la estructura de un libro.

Mientras que la dedicatoria es el texto donde puedes dedicar tu obra a cualquier persona o entidad, el epígrafe es una línea, cita o párrafo donde puedes sugerir un aspecto específico del contenido del libro o lo que te inspiró a escribirlo.

Índice general

Cuando nos preguntamos cómo estructurar un libro, un aspecto fundamental es la organización de los temas, capítulos y páginas a través de un índice general.

Este formato permite al lector ubicar de manera simple cualquier contenido de la obra. Aunque generalmente se ubica al principio del libro, el índice también puedes dejarlo para el final.

Prefacio, prólogo o introducción

El prólogo de un libro es básicamente una introducción a la obra escrita por alguien que no es el autor. Su objetivo es otorgarle credibilidad a este. A pesar de que puedes escribir tu propio prólogo, es mucho más llamativo si lo hace una figura de autoridad dentro de tu campo.

No todos los libros necesitan un prólogo o prefacio. Sin embargo, si deseas escribir un libro de ficción, utilizar este recurso puede servirte de ayuda para darle al lector contexto previo sobre la historia.

Cuerpo de la obra (capítulos)

El cuerpo de un libro está compuesto por las páginas que guardan el contenido principal del mismo. Consiste en una serie de capítulos, a veces organizados por temas, que dan vida a la obra. 

En el caso de los libros de no ficción, los capítulos se basan en un área de análisis específica, mientras que las obras de ficción requieren de capítulos que guíen la historia y sus eventos.

Usualmente, el último capítulo de un libro incluye las reflexiones finales o la conclusión de la historia.

Colofón

También conocido como pie de imprenta, el colofón es una recopilación de información sobre las personas que formaron parte de la edición de tu libro (lugar y fecha de impresión, edición de la obra, imprenta, etc.).

Lo más común es que esta sea la última página impar del libro.

Partes prescindibles

Dependiendo del tipo de libro (ficción o no ficción), las siguientes partes puedes incluirlas o no. Todo va a depender de la tipología, tus intereses, los lineamientos de la editorial o tus propios criterios.

Frontispicio o frontis

Si bien muchos autores consideran al frontispicio como una página anterior a la portada en la que se incluye algún grabado o fotografía, el concepto en realidad se refiere al grabado en sí.

Esta imagen puede representar cualquier tema, personaje o escena del libro. En los libros antiguos, el frontis hacía referencia al propio autor de la obra a través de un retrato.

Agradecimientos

Como su nombre lo indica, la página de agradecimientos incluye el reconocimiento que deseas otorgarle a quienes te respaldaron e hicieron posible la creación de la obra.

Aquí puedes agradecer a investigadores, entrevistados, familiares o amigos, entre otras personas.

Epílogo

El epílogo es lo opuesto al prólogo. Aquí puedes hacer una reflexión final sobre la obra o darle conclusión a cualquier acción que no haya terminado en la historia.

También es posible que escribas sobre todo lo que te inspiró a crear tu libro, lo que creará una mayor conexión emocional con el lector.

Anexos

Los anexos son secciones utilizadas en los libros de no ficción para ofrecer datos o información técnica complementaria al contenido general de la obra. Un anexo es solo eso: un complemento, y en ningún momento debe ser importante para comprender el contenido del libro. 

En vez de ello, debe ofrecer al lector un acercamiento más profundo a un tema específico. No existen reglas sobre el formato de los anexos, pero se recomienda incluir imágenes con títulos y descripciones que aclaren el contenido general del libro.

Glosario

El glosario es un elemento común en muchos libros de no ficción. Sirve para definir algunos términos complejos que utilizaste en el texto.

De esta manera, ayudarás a tus lectores a comprender mejor lo que significan dichos términos.

Bibliografía

Al igual que en tus trabajos del colegio, la bibliografía es una lista de todas las fuentes o referencias que utilizaste para respaldar tu escritura.

Aquí pueden incluirse revistas, libros, documentos, fuentes en línea, entrevistas, entre otros materiales de apoyo.

Si has llegado hasta este punto, ya sabes todo sobre cómo estructurar un libro. 

Si buscas inspiración, deseas estudiar un tema a profundidad o solo quieres sentir el placer de leer, entonces, te invitamos a que eches un vistazo a nuestra amplia colección de +3.500 libros gratuitos.


Fuentes: