Cómo hacer de la lectura un hábito

La lectura es un hábito enriquecedor y además entretenido.

Un libro o cualquier texto que nos brinde momentos de esparcimiento y aprendizaje, es un objeto de gran valía que solo podemos disfrutar por medio de la lectura.

Si quieres incluir en tu vida la mágica experiencia que solo la lectura puede brindarte, te indicamos 7 consejos que puedes aplicar.

Haz un espacio en tu agenda para leer

Revisa tu rutina diaria y si no encuentras espacio para la lectura, intenta reducir el tiempo que inviertes en otras actividades.

Podrías por ejemplo reducir un poco el tiempo de televisión o despertar un poco más temprano.

Para comenzar puedes reservar de 10 a 20 minutos para leer.

Escoge material de lectura que te atraiga

Esta es una buena iniciativa para incursionar en el mundo de la lectura. A medida que vayas leyendo, tus gustos y tus intereses se irán extendiendo.

No es aconsejable que optes por lectura compleja si estás iniciando. En caso de que no tengas idea que tipo de lectura seleccionar, puedes orientarte por tus gustos en película o música.

De seguro encontrarás algo que sea entretenido para ti.

Mantén material de lectura al alcance de tu mano

Trata de mantener a tu alcance revistas, libros, acceso a blogs, entre otros, con contenido que te sea agradable e interesante.

De esta forma podrás disfrutar un poco de la lectura cada vez que tengas un algo de tiempo libre, o cuando te apetezca leer.

Un libro a tu alcance es una opción de entretenimiento y aprendizaje inigualable.

Disfruta lo que lees o cámbialo

Si comienzas un libro y no te atrapa, no cautiva tu atención y te aburres demasiado, déjalo y cámbialo por un texto que realmente te guste y disfrutes.

Tomate tu tiempo para determinar si un libro te gusta o no, en ocasiones la esencia de un libro comienza a verse en el segundo capítulo, pero recuerda que la decisión la tienes tú.

Además, una de las cosas más importante para crear el hábito de lectura es que disfrutes lo que lees.

Comienza poco a poco

Si como mencionamos antes, logras hacer espacio en tu agenda de 20 minutos para la lectura, ese es un buen comienzo. Es muy común que una vez que te acostumbras a leer y a disfrutar de lo que lees, vas a querer invertir más de 20 minutos.

Es muy importante que mantengas en tu mente que estás leyendo por que así lo quieres y por que lo disfrutas, no por que es una tarea que tienes que hacer o una obligación.

Por otro lado, también puedes trazarte metas diarias: 10 páginas o un capítulo, lo que te perezca más conveniente. Lo esencial es que mantengas tu propio ritmo.

Selecciona un lugar para leer

Para mantener la lectura en la clasificación de actividad recreativa y de placer, es extremadamente importante que el sitio que escojas sea de tu agrado y además sea cómodo.

Preferiblemente, el sitio debe ser tranquilo para que puedas centrarte por completo en tu lectura.

Comparte tu lectura

Una buena forma de mantener el interés en la lectura es el compartirla con otras personas. Puedes intercambiar ideas, opiniones y contenido de lo que has leído con personas que compartan tu interés.

Recuerda que existen clubes de lectura en los que puedes participar. También existen foros en los que pueden interactuar y compartir tu experiencia.

Conclusión

Leer como hábito es una de las actividades más beneficiosas para el ser humano.

No solo nos proporciona placer, entretenimiento y diversión, también nos permite adquirir nuevos conocimientos, ampliar nuestro vocabulario, mejorar la concentración, estimular nuestra imaginación, entrenar habilidades sociales, y disfrutar mejor la soledad en caso de que aplique.

Crea un buen hábito para tu crecimiento como persona, y comienza a leer con frecuencia.