Métodos de Escritura: Triunfa como Escritor

Si deseas convertirte en escritor, o simplemente quieres mejorar tus habilidades de redacción, uno de los primeros aspectos que debes tener en cuenta es la variedad de métodos de escritura que existen

Cada uno de estos métodos representa un estilo de escritura que puedes utilizar para enviar el mensaje de forma más significativa a tu audiencia.

El propósito de los métodos de escritura varía según la estructura del texto y su atractivo emocional. Por ello, comprender su funcionamiento es crucial para poder expresar quién eres, cómo piensas y establecer una línea comunicativa clara.

¿Cuáles son los métodos de escritura?

Conocerlos es esencial para mejorar tu desempeño en cualquier ámbito de la vida, bien sea en el trabajo, la universidad, o en tu rol de escritor aficionado.

A continuación, encontrarás los seis principales métodos o técnicas de escritura y cómo usarlos para mejorar tus habilidades de redacción.

Narración

La narración es el método de escritura más básico: consiste en contarle una historia a la audiencia. Se trata de un género bastante popular, ya que ofrece al escritor la posibilidad de compartir su creatividad, imaginación y su forma de ver el mundo. 

El principal desafío de esta técnica es cautivar al lector y mantenerlo comprometido con la historia en todo momento.

No importa si se trata de un cuento corto, una biografía o una novela, la narración permite unir múltiples eventos mediante una idea o trama. 

Por lo general, la narración incluye un principio, un desarrollo de la historia y un final, y también involucra elementos como los presagios o los “flashbacks”. 

Se trata de textos de extensión larga, donde a menudo se utilizan múltiples secciones descriptivas repletas de hechos.

La narración puede ser no ficticia, cuando se exponen eventos que ocurrieron realmente. Y ficticia, cuando la historia es completamente inventada por el autor.

Existen dos tipos de narración:

  • Narración lineal: Como indica su nombre, este tipo de narración es como trazar una línea recta desde el principio hasta el final de la historia, donde se incluyen eventos consecutivos a lo largo de la trama. 

Bien sea que sea narrada en primera, segunda o tercera persona, la historia sumerge al lector en la cotidianidad de los protagonistas, mostrándole los eventos en orden cronológico.

  • Narración no lineal: En este tipo de narrativa, el autor puede saltarse o desarticular el orden cronológico de la historia. Aquí se utilizan recursos literarios, como el “flashback”, para fracturar la línea de tiempo y hacer énfasis en ciertas emociones, pensamientos o conexiones entre los personajes. Un ejemplo de narración no lineal es La Odisea, de Homero.

Para narrar adecuadamente una historia, ningún elemento intrigante debe quedar inconcluso. Debes incluir recursos literarios que hagan más emocionante la trama. 

La escritura narrativa es utilizada comúnmente en los textos de ficción y creativos, pero también es un excelente recurso para los textos de no ficción.

La narración puede utilizarse en biografías, cuentos, novelas, ensayos, discursos o reportajes, entre otros tipos de texto. 

Si te interesa materializar tus proyectos de escritura, nuestro artículo sobre cómo escribir un libro es una guía que te puede ayudar mucho.

Descripción

La descripción consiste en ofrecer detalles al lector mediante la representación de imágenes que crean una fotografía mental clara sobre lo que ocurre en la historia. 

El autor que recurre a este método utiliza recursos literarios, como las metáforas y los símiles, para describir sus impresiones mediante los cinco sentidos.

Aunque el escritor expone lo que ve, oye, huele, saborea y siente, no intenta convencer al lector de ningún argumento, ni tampoco busca explicar nada.

Solo se muestran las cosas tal y como se perciben, de forma que el lector sienta que está viviendo la situación por sí mismo.

La descripción es una de las técnicas de escritura más utilizadas en la poesía, los diarios, las novelas y las descripciones documentales

Para que una descripción sea exitosa, el autor debe crear una imagen mental de los detalles que desea transmitir, evitando en todo momento las descripciones demasiado obvias.

Por ejemplo, no se debe escribir “el cielo azul” o “las nubles blancas”. 

Asimismo, se recomienda usar frases interesantes y sorpresivas para elevar la experiencia sensorial del lector.

Escribir “el aire olía a pólvora”, podría ser una excelente forma de describir una situación posterior a una balacera en una novela policial.

Exposición

La exposición es un método de escritura que brinda información sobre una idea, concepto, problema o proceso

En esta técnica, los hechos, la lógica, la argumentación y los ejemplos, respaldan la idea principal o tesis del autor. En pocas palabras, este método se utiliza cuando se desea que el lector comprenda un tema específico.

La mayoría de los textos técnicos, como los comunicados de prensa y análisis informativos, son creados a través de la escritura expositiva

Si deseas realizar una buena exposición, lo primero que debes hacer es identificar el tema y su idea principal, de forma tal que el enfoque esté claro.

Es importante tener en cuenta también tu lector ideal, ya que así sabrás la cantidad de información que necesitas proporcionarle.

La exposición debe siempre estar apoyada por datos reales, hechos concretos y detalles que conecten con la idea central del tema.

En los textos expositivos no deben estar incluidas las opiniones del escritor. Sin embargo, los hechos sobre el tema expuesto deben estar aceptados por alguna figura de autoridad o por algún tipo de evidencia sólida, como las estadísticas.

 

métodos para escribir

Diálogo

La mayoría de los libros exitosos incluyen diálogos. Los diálogos son conversaciones entre dos o más personajes dentro de una historia u obra

Existen distintos propósitos, como darle giros a la trama, acelerar la historia, mostrar el pensamiento o las opiniones de los personajes, o presentarle al lector cualquier reacción inesperada.

Al igual que las artes escénicas, el diálogo puede ser externo, cuando dos o varios personajes tienen una conversación en la historia, o interno, cuando el personaje habla consigo mismo (monólogo). 

Incorporar diálogos a un texto narrativo nutre positivamente la historia y te permite dar una perspectiva mucho más sólida de los personajes.

Aunque las descripciones son buenas herramientas para contextualizar, un par de líneas de diálogo pueden brindar mucha más información sobre determinadas situaciones.

Si estás pensando cómo hacer la estructura de tu libro, no puedes dejar de leer: Cómo estructurar un libro en nuestro blog.

Persuasión

La persuasión es uno de los métodos de escritura infalibles cuando se busca convencer al lector de una idea o concepto. Como escritor, es posible convencer a tu audiencia de que haga o piense algo específico después de haber leído el texto.

Para crear textos persuasivos exitosos, es necesario realizar una buena investigación sobre el tema a tratar, aplicar el razonamiento lógico y conectarlo con la parte emocional. Las personas conectan con emociones, más que con palabras bonitas. 

A través de la persuasión, podrás influir en los lectores y lograrás que acepten tus opiniones o puntos de vista. Asimismo, es importante construir llamados a la acción sólidos y que apasionen al lector.

Los ejemplos más comunes de escritura persuasiva son:

  • Las propuestas comerciales.
  • Los folletos.
  • Los ensayos argumentativos.
  • Las reseñas de artículos.
  • Las cartas de recomendación.
  • Las editoriales de prensa.
  • Los textos de marketing para redes sociales. 

Comparación

La comparación busca que el lector comprenda la conexión que existe entre dos o más elementos similares.

Es una técnica que lo invita a activar su pensamiento crítico, y requiere mucho más que una simple descripción sobre cierta idea para generar interés y análisis.

Cuando escribes sobre las similitudes o diferencias entre dos conceptos, el lector puede comprender de manera más profunda las ideas y su relación. Los ensayos son un excelente ejemplo de la escritura de comparación.

Una de las claves para crear textos comparativos que realmente generen un impacto en el lector es elegir dos temas que, en principio, no parezcan guardar ninguna relación.

Si te dijeran que las manzanas y las fresas son similares, no tendría tanto sentido, ¿verdad? Pues bien, en este caso, es preferible comparar cuáles propiedades alimenticias comparten ambas.

Ahora que ya conoces los diferentes métodos que tienes a tu disposición para escribir, es momento de dejar tu huella en los lectores. 

Métodos de escritura y organización

Aunque los métodos de escritura varían mucho entre escritores, todos los autores coinciden en que la escritura de un libro es similar a una carrera maratónica.

¿Por qué? Un corredor principiante no va a participar en un maratón de 20 kilómetros en su primer día, ya que, alcanzar tanta resistencia física depende de disciplina, fuerza y de mucho entrenamiento.

Si te abruma el trabajo que implica escribir una obra literaria, divide la escritura en retos cada vez más pequeños y alcanzables. Como ya sabes, un libro está compuesto por capítulos, etapas, párrafos y oraciones. 

Si quieres definir una estructura, primero decide si vas a escribir el libro por párrafos o secciones. De hecho, puedes escribir únicamente 10 oraciones sobre una idea específica el día de hoy, y mañana puedes escribir otras 10 oraciones acerca de otra idea.

Técnica Pomodoro para escritores

Para gestionar tu método de escritura de manera efectiva, te recomendamos esta técnica. Pomodoro es una técnica que consiste en realizar seguimiento del tiempo invertido.

Para que esta técnica tenga éxito, deberás eliminar cualquier distracción de tu lugar de trabajo (smartphones, correo electrónico, consolas de videojuegos, etc.).

En primer lugar, deberás elegir una sección de tu libro en la cual te enfocarás. Usa un temporizador para establecer el período de productividad en 30 minutos.

Una vez haya transcurrido este tiempo, tómate un descanso de 5 minutos y repite la técnica. 

Tras las 4 primeras sesiones de trabajo, toma un descanso largo (30-40 minutos). Al final del día, podrás definir cuántas sesiones de trabajo cumpliste y utilizarás estos datos para optimizar tu productividad.

Esperamos que te hayan quedado claros los métodos de escritura y puedas incorporarlos a tu práctica diaria como escritor.

Si buscas inspiración, deseas estudiar un tema a profundidad o solo quieres sentir el placer de leer, entonces, te invitamos a que eches un vistazo a nuestra amplia colección de +3.500 libros gratuitos.

Fuentes: