Seleccionar página

¿Qué es la Administración de Empresas?

por

Administración de empresas, algo que inmediatamente asociamos con el control, ciertamente de una empresa, pero ¿en qué consiste realmente?, ¿qué hace falta para administrar una empresa?

A continuación te explicamos de forma muy sencilla en qué consiste la administración de empresas, las características a considerar para llevar a cabo una eficiente administración empresarial y sobre todo cómo ha evolucionado la administración de empresas, porque ciertamente las empresas no son hoy lo mismo que hace un siglo.

Sin duda que este artículo te permitirá distinguir lo necesario para llevar a cabo una administración eficiente, porque al final independientemente de tu posición dentro de una empresa esa será siempre la palabra clave, eficiencia. Que no se te olvide.

Al finalizar te recomendamos que visites

| Libros Recomendados: 7 Libros de Administración de Empresas [Los Más Recomendados]

| Libros Gratis: +25 Libros de Administración de Empresas Gratis [PDF]

¿Qué es la Administración de Empresas?

Podemos definir a la administración de empresas como el proceso dentro de las organizaciones que es responsable de velar por su correcto funcionamiento de forma continua. Para ello, la administración se vale del orden, la dirección y el control tanto de la estructura organizativa instaurada y sus miembros (recurso humano) así como de los recursos económicos y materiales destinados para la actividad de la empresa.

Cabe señalar que la administración empresarial está presente en todos los aspectos operativos de una organización, independientemente de su naturaleza, bien sea manufacturera o prestadora de servicios. El objetivo primordial de la administración radica en mantener la operatividad de la empresa buscando obtener el mayor beneficio económico posible en función de los objetivos planteados y los medios empleados.

Historia y evolución de la administración de empresas

Ciertamente podemos señalar que las empresas han estado presentes en la vida del hombre desde que este se convirtió en un ser racional, reflejándose en el intercambio y el comercio de bienes que como actividad fundaron las bases para el establecimiento de la empresa como entidad generadora de riqueza y que estuvo apoyada por otras disciplinas que a su vez se fueron desarrollando de forma paralela como la contabilidad y la economía.

Este establecimiento de la empresa a lo largo de diversas sociedades y civilizaciones se vio acompañado por un innato sentido propio de dirigir y tutelar los recursos con los que disponía el productor o comerciante dada la naturaleza finita de estos medios y bienes así como de las rentas obtenidas, es allí donde surgen los principios de la administración.

Seguidamente, uno de los hechos más influyentes en la administración de empresas fue la revolución Industrial sucedida a mediados del siglo XVIII y que significó propiamente una transformación del concepto de empresa, este cambio supuso en líneas generales una masificación de los procesos productivos existentes hasta el momento, incrementando el alcance de los productos fabricados en términos de cantidades producidas y demanda.

A partir de este cambio ocurrió una transformación del proceso administrativo dentro de las empresas al ahora tener que considerar para el desarrollo de su operatividad cotidiana una cantidad mayor de variables y por ende de recursos que hicieron necesaria una metodología de control acorde a la magnitud de producción y la actividad de las empresas.

Este crecimiento de la capacidad productiva naturalmente se vio acompañado a su vez por el incremento exponencial del personal necesario para el funcionamiento de las organizaciones, hecho que igualmente alteró la composición funcional de las empresas, dando pie al principio de departamentalización y delimitación de competencias, una característica fundamental dentro de la administración moderna, la integración del factor humano.

Con el paso de los años, los modelos de administración de empresas se han enfocado propiamente en la gestión del entorno de la empresa y los miembros de esta, sin dejar de lado obviamente los factores económicos y operativos incidentes, buscando crear de forma distintiva un entorno que incentive la productividad y el establecimiento de un clima organizacional óptimo, rompiendo además en lo posible el modelo de competencias específicas donde ahora los miembros de la empresa estén integrados y conectados entre sí.

Esta concepción innovadora de la administración empresarial visualiza al recurso humano como su activo más importante, por lo que la creación de condiciones de trabajo óptimas así como la formación y capacitación continua resultan en actividades que prevén conseguir destacarse dentro de la competencia, dando pie a un producto y/o servicio de calidad, dando paso a formas de optimización de procesos y eficiencia continua que inherentemente se reflejan en la eficiencia de los recursos empleados dentro de la organización.

Ciertamente la administración de empresas es una disciplina integral que coordina la relación de la propia empresa con sus recursos y que cada día se apoyará más en las nuevas tecnologías y metodologías de los procesos productivos, buscando la eficacia operativa y optimización constante de sus estructuras de costos, pero sin descuidar la calidad del producto final y la satisfacción tanto de su capital humano como de su mercado objetivo.

Para aprender más sobre Administración de Empresas puedes visitar este video de YouTube o este blog que trata el tema a fondo.

¿Quieres libros de Negocios e Inversiones en formato PDF?