Leer te hace más Creativo [Estudio Científico]

por

La lectura es el único método por el cual podemos trascender los límites de nuestro mundo. Al ver una película, la calidad de la misma estará determinada por el actor, el presupuesto, el director de cámara, la tecnología, etc. Sin embargo, cuando leemos las imágenes que crea el libro en nuestra mente solo están limitadas por nuestra imaginación. Con el tiempo, esto nos lleva a tener una mente más abierta y una creatividad más nutrida.

Por otra parte, en la actuación o en las canciones solo podemos captar las emociones mediante las expresiones faciales de los artistas, pero con la palabra escrita podemos explorar profundamente los sentimientos de los personajes. La lectura hace que tengamos una mente abierta, ya que nos permite conocer cosas que no sabíamos antes y nos hace querer saber aún más.

¿Qué dice la ciencia al respecto?

Son varias las investigaciones realizadas con respecto a los beneficios de la lectura. En cuanto al beneficio de generar una mente más abierta y una mayor creatividad en los lectores, se realizó un estudio en Toronto – Estados Unidos.

Las investigaciones realizadas en la Universidad de Toronto encuentran que las personas que leen ficción de cuentos cortos tienden a ser más abiertos que sus compañeros que no leyeron historias de ficción. Estos experimentaron una necesidad mucho menor de «cierre cognitivo», lo que facilita el procesamiento de la información en general y la creatividad inspiradora. Esencialmente, se probaron como de mentalidad más abierta, en comparación con los lectores de ensayos no ficticios.

Los autores de la investigación comentaron: «Aunque la lectura de no ficción permite que los estudiantes aprendan el tema, no siempre les ayuda a pensar en ello. Un médico puede tener un conocimiento enciclopédico de su tema, pero esto no puede evitar que el médico tome un diagnóstico y se congele, cuando los síntomas adicionales apuntan a una enfermedad diferente».

¿Cómo se realizó la investigación?

El trabajo de investigación se titula: «Opening the Closed Mind: The Effect of Exposure to Literature on the Need for Closure» (Abriendo la mente cerrada: El efecto de la exposición a la literatura sobre la necesidad de cierre). Este fue ejecutado por Maja Djikic, Keith Oatley y Mihnea C. Moldoveanu, de la Universidad de Toronto.
El trabajo estuvo patrocinado por el «Desautels Centre for Integrative Thinking» (Centro de Pensamiento Integrativo de Desautels), «Rotman School of Management» (Escuela de gestión de empresas Rotman) y la Universidad de Toronto.

Los investigadores iniciaron su trabajo bajo el planteamiento de que se ha encontrado que la necesidad de cierre cognitivo está asociada con una variedad de estrategias de procesamiento de información subóptimas, lo que lleva a una disminución de la creatividad y la racionalidad.

El experimento probó la hipótesis de que la exposición a historias cortas de ficción, en comparación con la exposición a ensayos no ficticios, reduce la necesidad de un cierre cognitivo.

Se le asignó a cien participantes la tarea de leer un ensayo o un cuento corto (de un conjunto de 8 ensayos y 8 cuentos cortos combinados por longitud, dificultad de lectura e interés). Después de leer, se evaluó la necesidad de cierre cognitivo. Según el estudio, en comparación con los participantes en la condición de ensayo no ficticio, los participantes en la condición de cuento corto experimentaron una disminución significativa en la necesidad de cierre cognitivo. El efecto fue particularmente fuerte para los participantes que eran lectores habituales (ya sea de ficción o no ficción).

Estos hallazgos sugieren que leer literatura ficticia puede conducir a mejores procedimientos de procesamiento de información en general, incluidos los de creatividad.

En resumen

La lectura hace que una persona tenga una mentalidad más abierta y una mayor creatividad, porque se enfrenta a situaciones, hechos y circunstancias que tiende a recrear mentalmente. Recrea las situaciones, hechos y circunstancias debido a los tipos de apego con la historia del libro; además, la identificación con los personajes se reduce a hacer que el lector viva indirectamente a través de ellos. La perspectiva de una persona puede cambiar debido a estos procesos.