Inicio > Libros > La señora Dalloway

La señora Dalloway

Un buen libro es un elemento que no debe faltar en el entorno del ser humano, en todos los niveles y condiciones sociales. De él se obtiene distracción y aprendizaje. Tal es el caso del libro La Señora Dalloway de la escritora Virginia Woolf escritora británica, considerada una de las figuras más destacadas del modernismo anglosajón de vanguardia en el siglo XX y del feminismo internacional.

La Sra. Dalloway habla sobre un día cualquiera en Clarissa Dalloway, una mujer casada con un diputado conservador y madre de una adolescente. La historia comienza en una mañana soleada en junio de 1923, con el paseo de Clarissa por el centro de Londres, el escenario fantástico de la novela, y termina la misma noche cuando sus invitados comienzan a salir de la casa de Dalloway.

Aunque ocurre un evento trágico durante el día: el suicidio de un joven que regresa de la guerra, es notable con la historia, no con el episodio, ni con los pequeños eventos y recuerdos que la componen, pero todo se cuenta a partir de la conciencia de los personajes y el análisis de todo lo que pasa por su cerebro antes de actuar, esto significa que la esencia del trabajo es que los eventos se cuentan desde las mentes de los personajes, con un lenguaje que puede dibujar meandros y ritmos difíciles de conciencia y expresar la condición de las mujeres de una manera que sea íntima y objetivamente.

No hay argumento, no hay acción: la novela es una larga soledad plural, en tres voces: la Sra. Dalloway, Peter Walsh y Septimus Warren Smith, protagonista de la historia paralela, con expresiones de alegría, tristeza, sufrimiento, traición, crítica, verdades duras y confesiones inesperadas. Se destaca en Virginia Woolf, su dominio técnico y su celo experimental, que introdujo la prosa novelista en un estilo e imágenes hasta ahora más típicas de la poesía.

Leer el libro

Recursos adicionales: