Cuestiones naturales

Autor: Seneca

*Espera unos segundos a que cargue el documento, el tiempo puede variar dependiendo de tu conexión a internet. Si lo prefieres, puedes descargar el archivo haciendo click en el enlace que se encuentra debajo.

Naturales quaestiones o Cuestiones naturales es una enciclopedia sobre el mundo natural escrita por Séneca hacia el año 65. Esta obra fue dirigida a Lucilio el Menor, y es una de las pocas obras romanas cuyo contexto es sobre ciencia.

Es una compilación de hechos sobre la naturaleza, escritos por varios escritores griegos y romanos. La mayoría de los hechos referidos son apenas curiosidades.

Esta obra consta de siete libros. El primer libro trata de meteoros, halos, arcoíris, parhelios, etc.; el segundo trata sobre truenos, relámpagos; el tercero sobre el agua; el cuarto sobre granizo, nieve y hielo; el quinto sobre vientos; el sexto sobre terremotos y las fuentes del Nilo; el séptimo sobre cometas.

Descargar

Esto puede interesarte

Cartas filosóficas

Seneca

Las Cartas a Lucilio o Cartas filosóficas son un conjunto de 124 cartas escritas por Lucio Anneo Séneca durante los tres últimos años de su vida, durante su retiro, tras haber trabajado para el emperador Nerón por más de diez años.

Las cartas están dirigidas a Lucilio, procurador romano de Sicilia. Independientemente de la forma en la que ambos puedan haber mantenido una correspondencia, es evidente por los contenidos de las epístolas que Séneca las redactó pensando en un público más amplio.

Las epístolas a menudo comienzan con una observación sobre la vida cotidiana o responden a una carta anterior, antes de deducir de esto un problema o un principio; el resultado es un manual de meditaciones filosóficas.

De la brevedad de la vida

Seneca

De la brevedad de la vida es un texto escrito por el filósofo romano en el año 55 d. C. e incluido en su obra Diálogos. Este libro, dedicado a Paulino, es quizás el que más influencia ha ejercido en la posteridad, sobre todo en los autores españoles del Siglo de Oro.

En él, Séneca afirma que la vida, aunque lo pueda parecer, no es breve, sino que es el individuo quien hace que así lo sea. Uno de los motivos por los cuales se considera que la vida es corta, es porque no se sabe aprovecharla.

Séneca aconseja que no se debe perder el tiempo en investigar asuntos que en realidad carecen de importancia y, sin embargo, sí se debe aprovechar bien el tiempo propio.

De la ira

Seneca

Séneca dijo que la ira es el precipicio del alma, la peor de las pasiones. En ello siguió a Heráclito, a Sócrates, a Platón y a tantos otros.

Pero aunque estuvo de acuerdo en mucho con Aristóteles, discrepó en De la ira, acerca de que esta pudiera ser beneficiosa. ¡Eso es falso!, sentenció: la ira es para el alma un instrumento tan inútil como el soldado que no obedece a la señal de retirada.

Séneca describió las señales externas de esta «locura breve» y nos adelantó que se propende a ella cuando el espíritu está debilitado. Nos dijo que la fuerza del hombre se halla en la y que la humanidad se rige por leyes naturales, pero no por las leyes mecánicas que La Mettrie recalcó en Anti-Séneca.

De la felicidad

Seneca

De la felicidad es un diálogo escrito sobre el año 58 d. C. Está destinado a su hermano mayor Galión, antes llamado Novato, al que también había dedicado su primer diálogo, titulado De la ira.

El diálogo sobre la felicidad está dividido en 28 capítulos que presentan el pensamiento moral de Séneca en plena madurez.

Séneca, de acuerdo con la doctrina estoica, arguye que la naturaleza es razón (en griego logos) y que la persona deberá emplear su facultad de razonar para vivir en concordia con la naturaleza y de este modo alcanzar la felicidad.

De la Tranquilidad del Ánimo

Seneca

De la tranquilidad del ánimo es el séptimo de los diálogos de Séneca, que trata sobre la ataraxia. La obra forma parte de una larga tradición de literatura filosófica sobre la ausencia de toda pena o turbación, desde Demócrito a los estoicos y de los epicúreos a Pirrón.

Consta de dos partes: "In sapientem non cadere injuriam" es la primera; la segunda es "De constantia sapientis". Fue dedicado a Anneo Sereno, prefecto de la guardia nocturna de Nerón.

Si queremos conseguir la tranquilidad del ánimo, Séneca recomienda una vida austera, ajena al lujo excesivo e inútil. También aconseja elegir cuidadosamente nuestras compañías, ya que si elegimos aquellos que están corrompidos por los vicios, estos se extenderán a nosotros.