Infolibros
+3.500 LIBROS ¡GRATIS!

4 trucos para hacer dormir a un niño

por

trucos para hacer dormir a un niño

Si te cuesta que tu hijo se vaya temprano a dormir, siempre está muy activo en las noches, hace berrinche y te dice que no quiere ir a la cama, no te preocupes, tenemos 4 trucos que lo ayudarán a dormir relajado y profundo.

La hora de dormir, tanto para niños como adultos es sumamente importante. En el caso de los pequeños es en las horas de sueño que se activa la hormona del crecimiento y dormir bien los ayudará a mantenerse saludables.

Veamos, a continuación, cómo lograr el objetivo de que en verdad tu hijo tenga dulces sueños temprano y duerma todas las horas que corresponden a su edad. Pero, antes aclaremos información importante.

¿A qué hora se debe dormir un niño?

En-qué-consiste-un-lenguaje-de-programación

Lo más aconsejable, según los expertos, es que se duerman temprano en la noche. Los trasnochos en niños son perjudiciales para su desarrollo.

No es lo mismo conciliar el sueño a las 8:00 pm, que a las 11:00 pm, además de que acorta las horas de descanso que según la edad que tenga el niño deberán ser más o menos horas.

Además, conciliar el sueño temprano facilita el seguir una rutina de horario escolar y laboral necesaria para toda la familia.

¿Cuántas horas debe dormir un niño?

Según la edad del niño, las horas de sueño varían. A continuación, te mostraremos una tabla con el número aproximado de horas:

Edad Horas de sueño recomendadas
Bebés 4-12 meses 12-16 horas
Niños pequeños 1 a 2 años 11-14 horas
Niños en edad preescolar: 3 a 5 años 10-13 horas
Niños en edad escolar: 6 a 12 años 9-12 horas

Es importante cumplir al menos con un aproximado de esa cantidad de horas. Así garantizamos un desarrollo físico y psíquico sano.

Trucos para hacer dormir a un niño

Objetivos-del-Romance
Cada truco que te enseñamos aquí debe ir acompañado de tu disciplina, fuerza de voluntad y compromiso. No esperes ver resultados inmediatos si tu pequeño ya tiene hábitos como irse a dormir tarde y estar activo durante altas horas de la noche.

Por lo general, los niños se oponen a los cambios de rutina, es de lo más normal. Pero tú debes ser fuerte y pensar que en el largo plazo los beneficios serán para todos los miembros de la familia, principalmente para el niño en cuestión.

Hacer actividad física y mental durante el día

Más juegos que impliquen actividad física y/o retos mentales, y menos pantallas. Los niños necesitan correr, brincar, desarrollar su motricidad gruesa y fina. Además, necesitan retos intelectuales como aprender lenguaje, operaciones matemáticas, arte y otras ciencias.

Diseña actividades diarias que se dividan en físicas y mentales. Involúcrate en estos juegos para que el niño se motive a participar con entusiasmo.

Gastar energía con ejercicio físico es muy saludable y lo hará segregar hormonas como las endorfinas que ayudan a relajarse y descansar, así como la hormona del crecimiento. De igual forma, tener retos intelectuales le ayudan a gastar energías sanamente.

Al mismo tiempo estarán desarrollando todo tipo de habilidades cognitivas como el lenguaje, la memoria, la concentración y la comprensión.

Cuidar los hábitos alimenticios del niño

Es importante cuidar la nutrición, al menos de lunes a viernes, reducir al máximo el consumo de azúcar y otros alimentos estimulantes. Esto influye mucho no solo en los niveles de energía, sino en el estado de ánimo y la conducta del niño. Al consumir azúcar estarán felices unos minutos, pero luego pueden irritarse y tener un sueño agitado.

También es importante no darle cenas copiosas. Comer ligero dos horas antes de ir a dormir es una buena elección, pues el cuerpo no estará ocupado en digerir alimentos y se dispondrá a dormir sin problemas.

Repetir rutinas todos los días antes de dormir

Una hora antes de que sea el momento de dormir, comienza a hacer rutina de sueño. Apagar todas las pantallas, tomar agua, darse un baño con agua caliente (tibia), ponerse la pijama e ir a la cama sin dormir aún, pueden ser algunas de las actividades que le vendrían muy bien.

Leer antes de dormir todas las noches

Leer es una manera muy eficaz de conciliar el sueño. Cuando ya hayas hecho toda la rutina del sueño, una vez en la cama, lee un cuento a tu pequeño. Esta actividad, además de tener enormes beneficios, le ayudará a asociar el acto de dormir con el de la lectura del cuento.

Pensando en ti y en tu pequeño hemos creado una colección de libros de cuentos infantiles para dormir, con el fin de que puedas ayudar a tu hijo a descansar toda la noche. Recuerda que el hábito de la lectura trae cientos de beneficios que le harán mucho bien a ese pequeño en pleno desarrollo.

¿Quieres libros Infantiles en formato PDF?