Inicio > Autores Clásicos > Gustave Flaubert

Los Mejores 9 Libros de Gustave Flaubert ¡Gratis!

Flaubert nació el 12 de diciembre de 1821 en Rouen, Francia. Su padre era cirujano jefe en el hospital de Rouen.

Durante la década de 1830, Flaubert fue a la escuela en el Collége Royal de Rouen y escribió para el periódico escolar. Flaubert pasó gran parte de su tiempo viajando y leyendo a Shakespeare.

Fue en uno de sus viajes en Trouville que conoció a una mujer casada llamada Elisa Schlésinger, que también era mucho mayor. El inmenso enamoramiento de Gustave por Elisa es inconfundible en Mémoires d’un fou (1838), un ensayo que escribió describiendo la angustia del amor.

En 1842, Flaubert escribió su primera novela, Novembre. Luego pasó a estudiar derecho en París para cumplir los deseos de sus padres. Sin embargo, después de un primer ataque de epilepsia en 1844, Gustave abandonó sus estudios de derecho y siguió su pasión por la escritura.

En 1845, Flaubert había compuesto L’éducation sentimentale (Educación sentimental) que explicaba los placeres del amor y el arte.

Flaubert regresó a Rouen después de la muerte de su padre y vivió allí el resto de su vida. Pasó la mayor parte de su tiempo en casa debido al tratamiento continuo de la epilepsia, pero viajó una vez más con un amigo a Egipto y al Lejano Oriente en 1851.

Pasó los siguientes cinco años escribiendo su mayor obra maestra, Madame Bovary. La novela fue publicada en seis entregas por la revista literaria Revue de Paris de Du Camp. A pesar de que al libro le fue tremendamente bien en términos de ventas y crítica, Flaubert fue acusado de obscenidad y daño a la moral pública y religiosa en la novela. Sin embargo, la defensa de Flaubert ganó el caso y la novela se convirtió en la novela francesa más influyente del siglo XIX.

La carrera de Flaubert avanzó con otra novela Salammbô (1862) y un drama político Le candidat (The Candidato) en 1874. Escribió una colección de cuentos de ficción cortos, Trois contes (Tres cuentos) en 1877.

Perfeccionista por naturaleza, la frecuencia de publicación de Flaubert era mucho menor que la de sus compañeros. La razón es su minucioso perfeccionismo. Pasaba días y, a veces, incluso semanas para componer una sola página. Y todavía nunca estuvo satisfecho con lo que escribió.

Gustave trabajó muy duro en su escritura y se negó a usar sinónimos, en cambio creyó en el principio de encontrar siempre le mot juste (la palabra correcta). Su objetivo final era la perfección estilística, por lo que revisó repetidamente su trabajo.

Gustave Flaubert fue un novelista, cuentista y dramaturgo. Es un muy célebre autor y uno de los novelistas más influyentes de su tiempo que escribió ficción de una manera naturalmente realista.

Era conocido por investigar a fondo a sus sujetos e infundir realismo psicológico en sus personajes. Gustave era un hombre de estilo, ya fuera su amor por el arte, su escritura o su vestimenta.

Gustave Flaubert murió el 8 de mayo de 1880 y está enterrado en el cementerio de Rouen en Normandía, Francia. Ese mismo año se publicó el inconcluso Bouvard et Pécuchet de Flaubert, última publicación de este autor excepcional.

Al finalizar te recomendamos que visites:

| Audiolibros gratis: 6 audiolibros de Gustave Flaubert ¡Gratis!
| Frases célebres: Las mejores 10 frases de Gustave Flaubert
| Biografía: Todo sobre la vida y obra de Gustave Flaubert

1) La Educación Sentimental

La educación sentimental (L’Éducation sentimentale en francés) es una novela de 1869. Fue su última novela publicada en vida, considerada una de las más influyentes del siglo XIX. Fue alabada por contemporáneos como George Sand,​ Émile Zola​ y Henry James.​

La novela describe la vida de un joven muchacho llamado Frédéric Moreau que vive la revolución de 1848 y la fundación del Segundo Imperio francés, y su amor por una mujer mayor, Madame Arnoux. Flaubert basó buena parte de las experiencias de su protagonista (incluida la pasión romántica) en su propia vida.

La Educación Sentimental ha sido catalogada por Georg Lukács, como la “novela psicológica de la desilusión”. En un escenario histórico, Gustave Flaubert traza a un héroe con unos rasgos que, a diferencia de Don Quijote, tiene un alma que supera en amplitud de metas al mundo que le toca vivir.

2) Madame Bovary

Madame Bovary es una novela que se publicó por entregas en La Revue de Paris desde el 1 de octubre de 1856 hasta el 15 de diciembre del mismo año; y en forma de libro, en 1857.

Además de ser una de las selecciones literarias por excelencia en el género del llamado romanticismo tardío, Madame Bovary constituye uno de los puntos de referencia para el movimiento del realismo.

Esta obra se desarrolló en dichos años en tres partes; con una increíble agudeza literaria, Gustave Flaubert muestra su punto de vista sobre la vida de la sociedad de alto rango en la Francia del temprano siglo XIX, al casar al personaje principal con alguien que nada le ofrece más que exhibirla como si fuese un trofeo.

3) Correspondencia

No menos preciosa que las grandes novelas de Flaubert es su Correspondencia, publicada en cuatro volúmenes entre 1887 y 1893, muy aumentada en las sucesivas ediciones.

Desde su niñez nos enseña la formación del hombre y del escritor, la génesis de sus obras, y sus ideas acerca del arte. Escasas las vicisitudes exteriores— su viaje a Oriente (1849-51) está señalado en páginas memorables—; el juicio sobre la actualidad política y literaria, agudo y desdeñoso; pobre la parte concedida al amor, a pesar de sus largas relaciones con Luisa Colet, destinadas a terminar de una manera miserable a causa de la incomprensión celosa de su amiga literata. Y la única pasión del escritor, la de la señora Schlésinger, apenas está aludida.

De manera que la Correspondencia rebosa del otro amor, el del arte; y para los literatos estos volúmenes son un verdadero breviario.

4) Un corazón sencillo

Un corazón sencillo es parte de «Tres cuentos», libro que Gustave Flaubert publicó en 1877, año para el cual ya había escrito la mayoría de obras que —pese al escaso éxito de algunas al momento de publicarse— consolidarían su reputación como novelista: «Madame Bovary» (1857), «Salambó» (1862), «La educación sentimental» (1869) y «La tentación de San Antonio» (1874).

No obstante, la elaboración de estos tres cuentos (en realidad novelas en miniatura) le exigió el mismo esfuerzo descomunal que le supuso cualquiera de sus libros y que lo obligaba a buscar el vocablo preciso, a encontrar imágenes cuya verosimilitud resistiera cualquier contraste con la realidad, a urdir tramas luego de exhaustivas lecturas y consultas, y a someter cada una de sus páginas a la prueba de la lectura en voz alta para no dejar pasar ninguna malsonancia, en procura siempre de la frase perfecta.

5) Salambó

Salambó es una novela histórica publicada por primera vez en 1862. La acción de la obra tiene lugar en el siglo III a. C. en el territorio de Cartago, durante la conocida como Guerra de los Mercenarios, ocurrida poco después de la derrota cartaginesa frente a los romanos en la primera guerra púnica.

Al igual que la novela anterior del mismo autor, Madame Bovary, esta obra tuvo una gran acogida y consolidó la reputación de Flaubert como novelista. La novela, en su esfuerzo por resucitar la olvidada cultura cartaginesa, mencionó cuantos detalles pudo el autor recopilar en los libros de historia y ofreció minuciosas y coloristas descripciones de la vida cotidiana de Cartago, de sus costumbres y atavíos, descripciones que, a su vez, ejercieron una cierta influencia sobre la moda francesa contemporánea.​

6) Bouvard y Pecuchet

Bouvard y Pecuchet, publicada tras la muerte de su autor en 1881, es la novela de la tontería y la vulgaridad contemporáneas, cuya raíz está en la fe ciega en el poder redentor de la técnica, de la industria y del comercio.

Bouvard y Pécuchet, dos pequeños oficinistas parisinos, descubrieron que sentían el mismo aversión por su vida mediocre.

El legado de Bouvard llega en el momento adecuado para permitirles cambiarlo: se instalan en una granja en Normandía y se dedican a experimentos agrícolas de todo tipo, así como a estudios experimentales en campos tan variados como la química, la astronomía, la arqueología o el espiritismo.

En esta novela inconclusa, Flaubert se divertía ridiculizando las pretensiones científicas de su tiempo.

Para la escritura de esta novela Flaubert realizó lecturas enciclopédicas que reflejan su obsesión por que el escritor deba estar documentado sobre lo que escribe, para que así la subjetividad se reduzca al máximo.

7) Diccionario de lugares comunes

Aseguraba el autor que durante su infancia, al bajar a desayunar, una vecina amiga de su madre digería la realidad y la historia humana a través de lugares comunes, de ideas preconcebidas que nos dibujan con sencillez el mundo.

Flaubert, asombrado por las explicaciones que aquella mujer tenía para todo, se propuso, desde aquel momento, escribir este glosario. Magistral y sistemático, el Diccionario de lugares comunes indaga con habilidad en los conocimientos adquiridos por siglos de civilización, donde el pensamiento común a toda la población, la estulticia y la vanidad han generado una serie de saberes y de pensamientos socialmente establecidos, difusos, inútiles, y, hasta en ocasiones, completamente ridículos.

En definitiva, esta almalgama de divertidas y curiosas ocurrencias convierten este volumen en un valioso tesoro, en una perla literaria que nos conducirá a través del humor y la cultura popular hasta un brillante espejo en el que podremos observar los tópicos con los que abordamos la realidad.

8) Memorias de un loco

Memorias de un loco es una novela escrita en 1838 por el autor cuando tenía 17 años.

Es una obra autobiográfica, pues Flaubert, como el protagonista de esta obra, fue un adolescente ardiente y febril que arremetió contra casi todo, actitud propia de un rebelde.

En este texto el narrador está en primera persona y detalla la vida cotidiana y la transición de desapego de la realidad, para sumergirse en un ambiente imaginario y fabricado.

El autor describe los conflictos profundos con los cuales lucha el protagonista, harto de su realidad, y con ese revuelo interno y casi metafísico que plantea preguntas con respecto a las jerarquías sociales.

9) Tres cuentos

Tres cuentos es un conjunto formado por los relatos: Un corazón sencillo, La leyenda de San Julián el hospitalario y Herodías, escritas entre los años 1875 y 1877.

Flaubert inició la redacción de Tres Cuentos sumido en un intenso desaliento causado por circunstancias históricas y personales, y en medio de serias dudas acerca de su capacidad literaria. Aparentemente, estos cuentos son muy dispares entre sí, tanto por su ambientación como por sus personajes.

Cada historia está ambientada en una época diferente. El primero se sitúa en la época moderna, mostrando la historia de Felicidad, empleada de una familia burguesa característica de ese período. La segunda historia muestra la vida de Julián, un hombre medieval que es una mezcla de santo y caballero andante. Y finalmente, la última de las historias cuenta un suceso de la vida de Herodes Antipas, y las causas que llevaran a la muerte a Jaocanán, también conocido como San Juan Bautista.