Inicio > Autores Clásicos > Vladimir Nabokov

Los Mejores 9 Libros de Vladimir Nabokov

Vladimir Vladimirovich Nabokov nació el 22 de abril de 1899 en San Petersburgo, Rusia, en una antigua familia aristocrática. 

Su padre, V.D. Nabokov, fue líder del Partido Democrático Constitucional liberal prerrevolucionario en Rusia y fue autor de numerosos libros y artículos sobre derecho penal y política.

En 1922 en Berlín, el mayor de los Nabokov fue asesinado por un derechista reaccionario; aunque su hijo novelista negó cualquier influencia de este evento en su arte, el tema del asesinato por error ha figurado de manera prominente en las novelas de Nabokov. 

Su primera novela, Mashenka (Mary), apareció en 1926; era declaradamente autobiográfico. Nabokov no volvió a basarse tanto en su experiencia personal como hasta su novela episódica Pnin (1957).

Durante sus años de emigración europea, Nabokov vivió en un estado de feliz y continua semipenuria. Hasta su best-seller Lolita, ningún libro que escribió en ruso o inglés produjo más de unos pocos cientos de dólares. 

Cuando Nabokov murió el 2 de julio de 1977 en Montreux, Suiza, dejó varias notas que se convertirían en su última novela, El original de Laura. 

A continuación te presentamos 9 libros de Vladimir Nabokov

Nabokov publicó dos colecciones de verso, Poems (1916) y Two Paths (1918), antes de dejar Rusia en 1919. Él y su familia se dirigieron a Inglaterra, y asistió al Trinity College, Cambridge, con una beca. Mientras estaba en Cambridge, estudió zoología pero pronto pasó a la literatura francesa y rusa; se graduó con honores de primera clase en 1922. 

En Inglaterra, continuó escribiendo poesía, principalmente en ruso, y en 1923 aparecieron dos colecciones de su poesía rusa, «The Cluster» y «The Empyrean Path».

Entre 1922 y 1940 Nabokov vivió en Alemania y Francia y, mientras continuaba escribiendo poesía, experimentó con el teatro. En 1925 se decidió por la prosa como su género principal. Su primer cuento ya se había publicado en Berlín en 1924. 

Su segunda novela, King, Queen, Knave (1928), marcó su giro hacia una forma altamente estilizada que caracterizó su arte a partir de entonces. Su novela de ajedrez, La defensa, siguió dos años más tarde y le valió el reconocimiento como el mejor de los escritores emigrados rusos más jóvenes. 

Durante el período en el que escribió sus primeras ocho novelas, se ganó la vida en Berlín y más tarde en París dando lecciones de tenis, ruso e inglés y de ocasionales papeles en películas.

Su esposa, Véra Evseyevna Slonim, con quien se casó en 1925, trabajaba como traductora. Desde el momento de la pérdida de su hogar en Rusia, el único apego de Nabokov fue lo que él denominó el «patrimonio irreal» de la memoria y el arte. 

A medida que la reputación de Nabokov creció en la década de 1930, también lo hizo la ferocidad de los ataques que se le hicieron. Sus detractores interpretaron su estilo idiosincrásico y algo distante y sus inquietudes novelísticas inusuales como esnobismo.

1) Lolita

Lolita es la novela más conocida de Nabokov publicada por primera vez en 1955, que trata sobre la relación de un adulto de 40 años y su hijastra de 12 años.

No exenta de polémica,​ es considerada por muchos críticos y académicos como una obra maestra de la literatura universal contemporánea y un clásico moderno.

Entre los hechos que pudieron influenciar a Nabokov en su novela está el secuestro en 1948 de Florence Sally Horner, de 11 o 12 años, según algunas fuentes​, que fue secuestrada por un hombre de mediana edad.

2) Pnin

La novela narra la vida y pequeñas vicisitudes de un profesor de ruso en una universidad secundaria de provincias en los EE. UU. El personaje consigue hacerse entrañable, pues logra disfrutar de los pequeños placeres a pesar de su vida un tanto anodina.

Retrato de una pequeña burguesía que por su frivolidad y estrechez de miras llega a hacerse insoportable. Quizá Pnin sea un trasunto del propio Nabokov, al que posiblemente le tocara vivir situaciones parecidas como emigrante.

También subyace en el libro una cierta incomodidad con todos esos artilugios técnicos, que a la larga se convierten en barreras y utensilios a los que hay que dedicar quizá demasiado tiempo, cual pequeñas mascotas que siempre piden más.

3) Mashenka

Ganin, un joven exiliado ruso, sobrevive en el Berlín de entreguerras gracias a los más diversos trabajos: camarero, vendedor a domicilio, extra de cine, etc.

En paralelo Ganin sueña con abandonar la ciudad y rememora su infancia y adolescencia en la añorada Rusia y su temprano romance con Mashenka, mujer deseada e idealizada, amor perdido en el pasado.

Mashenka es una temprana muestra del talento, y contiene ya muchos de los elementos que configuran el fascinante mundo del genial autor, así como la admirable prosa y la desbordante capacidad fabuladora que caracterizan su producción literaria.

4) La defensa

A pesar de su aspecto grosero y desaseado, carente por completo de gracia, el gran maestro Luzhin, protagonista de La defensa, ha sido considerado por muchos como uno de los más encantadores personajes nabokovianos.

El descubrimiento del ajedrez supone para Luzhin, la revelación de un orden de impecable armonía donde encontrar refugio contra las tribulaciones de su desdichada adolescencia.

A partir de ese momento da comienzo su brillante carrera como campeón en ese juego, que pronto se convierte en una obsesión que absorbe su vida por completo.

5) Habla, memoria

Nabokov no podía escribir una autobiografía corriente, y Habla, memoria lo demuestra. A través de una serie de relatos largos, Nabokov, con el pretexto de contar su vida, construye un libro tan ameno, original, divertido y estilizado como sus novelas.

Nabokov rememora sus meditaciones infantiles en el retrete, sus vacaciones en la finca de la familia, sus amoríos adolescentes con Tamara en San Petersburgo, narra las peripecias de su huida de las huestes de Lenin y de su exilio europeo.

Escribe un homenaje a la honestidad política de su padre y a la belleza y ternura de su madre; pero lo que menos importa son los temas, de lo que se trata es de celebrar un festín de ingenio e inteligencia, mordacidad despiadada y nostalgia desgarradora.

6) El ojo

El ojo es una extraña historia situada en el ambiente típico de las primeras novelas de Nabokov, el universo cerrado de la emigración rusa en la Alemania prehitleriana.

En medio de esta burguesía ilustrada y expatriada, Smurov, el protagonista de la historia y suicida frustrado, es unas veces espía bolchevique y otras héroe de la guerra civil; enamorado sin fortuna un día y homosexual al día siguiente.

Nabokov constituye una narración que va mucho más lejos, porque el enigma a desvelar es el de una identidad capaz de mudar de color con la misma frecuencia que un camaleón.

7) La verdadera vida de Sebastian Knight

La verdadera vida de Sebastian Knight es uno de los característicos tours de force del autor.

En efecto, en este vertiginoso juego de espejos, realidad y apariencia, vida y arte, se suceden en una serie de guiños que remiten a nuevos guiños y pistas engañosas, conformando una obra de madurez, un libro esencialmente nabokoviano.

En apariencia se trata de la simple biografía de un escritor, Sebastian Knight, escrita por su hermanastro «V.», con la intención de corregir las falsedades vertidas sobre su persona en otra biografía, escrita por el ex agente literario de Sebastian.

8) Cosas transparentes

Cosas transparentes, la penúltima novela de Nabokov, es un tour de force literario protagonizado por Hugh Person, un joven editor norteamericano que realiza varios viajes a Suiza a lo largo de los años.

Allí viajó su padre por última vez y allí deberá encontrarse Hugh con un distinguido escritor, pero también con sus propios fantasmas. Person se enamorará, casará, estará envuelto en un asesinato, e indagará en los enigmas de su pasado.

Nabokov, gran mago de la literatura como juego nunca inocente, construye una compleja y fascinante obra maestra que deja claro que el escritor, en el retiro suizo de su vejez, seguía en plena forma.

9) Mira Los Arlequines

Mira los arlequines, la última novela de Nabokov, constituye un brillante modelo a escala del universo literario del autor, una prueba irrefutable de su complejo y excéntrico talento.

El libro es un ejemplo más de cómo la literatura se cuela en la vida, de manera que, sin darse cuenta, la vida real de Nabokov se parece cada vez más a una novela de Nabokov.

El narrador hipocondríaco y novelista nos cuenta su excéntrica vida, y un discurso desquiciado respecto al mundo, pero coherente con la personalidad de su narrador, atrapado, como su creador, en la telaraña del arte.