Inicio > Autores Clásicos > Nikolái Gógol

Los Mejores 12 Libros de Nikolái Gógol ¡Gratis!

Nikolai Gogol nació el 20 de marzo de 1809 en la pequeña ciudad ucraniana de Sorochincy. De niño, era soñador y retraído y estaba profundamente afectado por la muerte de un hermano menor.

Cuando tenía 9 años, Gógol se fue a la escuela, donde pasó 7 años. Era un estudiante mediocre pero de buen comportamiento. Dejó la escuela en junio de 1828 y aparentemente tenía la intención de hacer una carrera en el servicio civil ruso.

Pero a pesar de las dificultades financieras, retrasó su entrada en el servicio civil e intentó hacerse un nombre en la literatura. Publicó el poema «Italia» el 23 de marzo de 1829, en la revista Hijo de la Patria; sin embargo, fue un esfuerzo torpe y no recibió atención crítica.

En 1829 publicó a sus expensas un poema narrativo más ambicioso, Gants Kiukhelgarten, que narraba los intentos de un héroe romántico por escapar de un entorno idílico pero sofocante. El poema fue mal recibido por los críticos y Gógol intentó recuperar y destruir todas las copias existentes.

Debido al fracaso de sus primeros esfuerzos literarios, Gógol se dedicó a una carrera en el servicio civil y trabajó en varias oficinas gubernamentales. Luego se convirtió en maestro en un internado de niñas en 1831, vocación que lo aburría y en la que no era muy bueno.

Persistió en su escritura y su trabajo comenzó a ganar algo de atención. Atrajo el interés de Vassily Zhukovsky, un importante poeta ruso contemporáneo, y en mayo de 1831 fue presentado a Aleksandr Pushkin, el poeta más grande de Rusia. Con la redacción y publicación de Tardes en una granja cerca de Dikanka en 1831-1832, Gógol había llegado a una posición de importancia en asuntos literarios.

A pesar del éxito considerable en sus escritos en 1834, Gógol todavía no tenía fijo en su mente una carrera y albergaba nociones sobre ser profesor y erudito. En el otoño de 1834 fue nombrado profesor de historia en la Universidad de San Petersburgo. Obtuvo este puesto gracias a la influencia de importantes amigos, y estaba sumamente inhabilitado para ocupar el puesto, tanto por temperamento como por antecedentes. Esta carrera, que duró desde el otoño de 1834 hasta diciembre de 1835, fue un fracaso rotundo.

Gógol escribió su obra maestra dramática para teatro «El inspector general» entre octubre y diciembre de 1835, y parece probable que haya recibido la idea de la obra de Pushkin. La obra trata sobre un impostor que es confundido con un verdadero pero incógnito inspector general y al que se le colma de favores y servilismo para enmascarar la corrupción y la deshonestidad de los funcionarios.

La obra fue rechazada en un principio por la censura, pero tras apelar al mismo Zar se permitió su puesta en escena. El éxito de la obra fue inmediato y abrumador. También se debe mencionar la comedia «The Marriage», que se publicó en 1842 después de 9 años de trabajo.

A Gogol le encantaba viajar y estaba convencido de que viajar era beneficioso para su salud. Durante los últimos 16 años de su vida pasó más tiempo en el extranjero que en Rusia. Se sintió especialmente atraído por Roma, a la que amaba con una pasión permanente.

En el verano de 1836 hizo escala en Viena por motivos de salud y allí experimentó una importante efusión creativa. Trabajó en Dead Souls, revisó «Taras Bulba» y escribió «The Overcoat». También experimentó una visión religiosa que tuvo una importancia abrumadora para él e influyó en su posterior visión del arte y su deber religioso.

Durante el transcurso de la década de 1840, Gógol se convenció cada vez más de que debía purificar su propia alma, y estuvo cada vez más bajo la influencia del clero. Hizo una peregrinación a Jerusalén en la primavera de 1848.

Durante los últimos 9 meses de su vida, su salud se deterioró y sufrió una severa depresión. El sacerdote Matthew Konstantinovsky, una persona fuerte e intolerante, obtuvo una influencia considerable sobre la mente de Gógol y lo convenció de ayunar más severamente de lo que era bueno para su constitución debilitada. Gógol murió el 21 de febrero de 1852.

Al finalizar te recomendamos que visites:

| Audiolibros gratis: 6 audiolibros de Nikolái Gógol ¡Gratis!
| Frases célebres: Las mejores 10 frases de Nikolái Gógol
| Biografía: Todo sobre la vida y obra de Nikolái Gógol

1) Las Almas Muertas

Las almas muertas es una obra escrita y publicada en 1842. Gógol la definió como un poema épico en prosa.

Tiene ciertas similitudes con El Quijote pues el protagonista Chíchikov junto con su cochero y un criado emprenden un viaje en su troika por los amplios territorios de la vasta Rusia deteniéndose en ciudades y aldeas con la intención de comprar almas, almas muertas.

En el Imperio ruso antes de la emancipación de los siervos en 1861, los propietarios tenían derecho a poseer siervos para cultivar sus tierras. Los siervos eran para la mayoría de los propósitos considerados propiedad del terrateniente, y podrían ser comprados, vendidos o hipotecados en contra, como un bien.

Para contar los siervos (y personas en general), se utilizaba la palabra «alma»: por ejemplo, «seis almas de siervos». La trama de la novela se apoya en las «almas muertas» (es decir, «siervos muertos») que se inscriben en los registros de la propiedad.

2) El capote

El capote es un cuento de escrito entre 1839 y 1841, y publicado en 1842.​

El relato, incluido en el libro Historias de San Petersburgo, presenta la historia de Akaki Akákievich Bashmachkin, un funcionario de San Petersburgo que trabaja como copista en los escalafones más bajos de la administración rusa.

Pese a su humilde condición, debe gastar todos sus ahorros en encargar un nuevo capote para protegerse del duro invierno petersburgués. ​El argumento de la obra está basado en una noticia que Gógol leyó sobre un pobre oficinista que, después de un largo ahorro, compró un rifle y lo perdió en unos juncos cuando salió a cazar.​

La obra cosechó un gran éxito crítico y ejerció una importante influencia en Herman Melville, Franz Kafka​ y Fiódor Dostoievski.​ Vladímir Nabókov consideró El capote como la única obra «sin grietas» de la historia de la literatura junto a La metamorfosis de Kafka.

3) Tarás Bulba

Tarás Bulba es una novela histórica​ y romántica que transcurre durante el siglo XVI.

Cuenta la historia de un viejo cosaco zaporogo, Tarás Bulba, y sus dos hijos, Ostap y Andréi. Los hijos de Tarás, luego de concluir sus estudios en la Academia de Kiev, vuelven a su hogar. Los tres personajes al reencontrarse emprenden un viaje épico a la Sich de Zaporozhia ubicada en Ucrania, donde se unen a otros cosacos en la guerra contra Polonia.

La novela es la historia corta más extensa que haya escrito Gógol. Su estilo es de no ficción con personajes que no son exagerados ni grotescos, aunque algunos estudiosos opinan que su caracterización de los cosacos es algo exagerada. Esta historia puede ser interpretada en el contexto del movimiento de nacionalismo romántico en la literatura, que se desarrolló en torno a una cultura étnica histórica que abraza un ideal romántico.

4) La nariz

La nariz es un cuento satírico escrito en San Petersburgo. Durante este tiempo, las obras de Gógol se centraron principalmente en lo surreal y lo grotesco, con un toque romántico.​

Escrito entre 1835 y 1836, La nariz cuenta la historia de un funcionario de San Petersburgo cuya nariz abandona su rostro y desarrolla una vida propia. La nariz se publicó originalmente en Sovreménnik, una revista literaria propiedad de Aleksandr Pushkin.​

El uso de una nariz como la principal fuente de conflicto en la historia podría deberse a la propia experiencia de Gógol quién tenía una nariz de forma extraña y de la que el mismo frecuentemente se burlaba en sus cartas.​

El uso de locaciones icónicas en la ciudad, así como el puro absurdo de la historia, ha hecho de «La nariz» una parte importante de la tradición literaria de San Petersburgo.

5) El retrato

El retrato es un cuento escrito en una primera versión en 1835 y una segunda versión en 1842.​

Las novelas «La avenida Nevski», El retrato y «Diario de un loco» son partes de la colección «Los arabescos», más tarde el autor añadió dos novelas «La nariz» y «El capote» y publicó el ciclo Narraciones de San Petersburgo. Esas novelas enseñan funcionarios, oficiales y artesanos en gran la ciudad, donde los vicios y la codicia reinan y donde la cotidianidad se puede transformar en cualquier momento en algo demoníaco.​

El retrato, que tiene dos partes diferentes, trata de un retrato que surte efecto a los dueños. Cronológicamente los acontecimientos de la segunda parte preceden a la primera. El retrato tiene un desarrollo fatal en la primera parte y el autor describió en la segunda parte de la novela el principio de la creación del retrato.

6) El viyi

El viyi es un cuento de terror cuyo título se refiere al nombre de la criatura demoníaca que protagoniza la trama.

La trama comienza con el narrador afirmando que está contando la historia tal y como la escuchó. La historia trata de tres estudiantes que se encuentran en la Academia teológica en Kiev. En el seminario, existen cuatro tipos de estudiantes, los gramáticos, retóricos, filósofos y teólogos.

Cada verano después del fin de las clases, normalmente los estudiantes emprenden una larga procesión de camino a casa, que se hace cada vez más pequeña a medida que cada estudiante se separa del camino principal. Finalmente el grupo se reduce a tres estudiantes el teólogo Jaliava, el filósofo Jomá Brut y el retórico Tiberi Gorobéts.

Estos personajes experimentan sucesos llenos de horror, en el camino.

7) La perspectiva Nevski

La perspectiva Nevski es un cuento escrito entre 1831 y 1834, y publicado en 1835.

Influenciado fuertemente por el movimiento sentimental, el protagonista de La perspectiva Nevski es un romántico insignificante y patético; el narrador del cuento es hablador y poco fiable.

La historia está organizada simétricamente: en la introducción el narrador describe con gran detalle la avenida Nevski (la arteria central de San Petersburgo, entonces capital del Imperio Ruso) y los tipos de transeúntes que la recorren en diferentes horarios del día.

Luego la trama se bifurca para seguir a dos conocidos que se separan para seguir, a su vez, a dos mujeres hermosas que vieron en la calle. El primer relato corresponde al héroe romántico, el segundo es más realista. La historia cierra con el narrador hablando nuevamente sobre la avenida Nevski.

8) Por qué se pelearon los dos Ivanes

Por qué se pelearon los dos Ivanes es una novela corta publicada en 1832.

En marzo de 2002, BBC Radio 4 emitió la serie cómica Three Ivans, Two Aunts and an Overcoat, adaptación de la novela corta «The Two Ivans», protagonizada por Griff Rhys Jones y Stephen Moore.​

La novela, publicada en 1832 en un almanach editado por el librero Smirdine, es retomada luego en 1835 en el segundo volumen de Mirgorod.

Esta novela corta evoca la divertida disputa de dos campesinos ucranianos, Ivan Ivanovich e Ivan Nikiforovich. Ambos viven en una pequeña ciudad de provincia y pronto van a rivalizar por una minucia. La novela anuncia ya las «Almas muertas», la obra maestra de Gogol.

9) La noche de mayo o la ahogada

La noche de mayo o la ahogada es un relato corto que hace parte de la obra: «Veladas en un caserío de Dikanka».

La historia se la narra un joven a su novia, a la que considera muy crédula en temas de superstición, pero esa misma noche una serie de acontecimientos le harán replantearse sus propias creencias.

La historia en cuestión trata sobre los antiguos habitantes de una casa abandonada. Un hombre viudo decidió volver a casarse y prometió a su hija que nada cambiaría entre ellos. Pero la madrastra, haciendo honor a su mito, no dejó que padre e hija continuaran su estrecha relación.

Ambas historias, distantes en el tiempo se unirán dando lugar a un relato que conjuga ironía, drama e incluso comedia. Pese a que la historia tiene detalles sobrenaturales (muy arraigados en la tradición ucraniana), los personajes son muy humanos y cercanos.

10) La Terrible Venganza

La Terrible Venganza es una breve historia gótica de terror. Se publicó en el segundo volumen de la primera colección de cuentos, Tardes en una granja cerca de Dikanka, en 1832, y probablemente se escribió a fines del verano de 1831.

La aparición de espíritus malignos, y específicamente de una figura del Anticristo, en La Terrible Venganza era típica de la creencia de Gógol en la omnipresencia del Mal en la vida cotidiana, un aspecto de su filosofía religiosa que es singularmente directo en esta historia.

La construcción general de la historia es típica de lo que se denominaría skaz, en el que los personajes se identifican en gran medida por las especificidades lingüísticas de su manera de hablar. Otra particularidad de la pieza es la frecuente intrusión narrativa, como apartes para el lector u otras violaciones del marco narrativo.

La trama básica de la historia evoca el folclore, pero no existe una pieza comparable en las tradiciones ucraniana o rusa.

11) La feria de Sorochinetz

La feria de Sorochinetz es un cuento publicado en un libro que lleva el título de «Veladas en un caserío de Dikanka» y que contiene otros siete relatos: La noche de San Juan, La noche de mayo o la ahogada, La carta perdida, La Nochebuena, Terrible venganza, Iván Fiódorovich Shponka y su tía, El lugar embrujado.

«¡Qué embriagador y espléndido es un día de verano en Ucrania!… ¡Qué languidez y qué bochorno el de sus horas cuando el mediodía fulge entre el silencio y el sopor, y el azul e inconmensurable océano, inclinado sobre la tierra como un dosel voluptuoso, parece dormir sumergido en ensueños mientras ciñe y estrecha a la hermosa con inmaterial abrazo! No hay una nube en el cielo, ni una voz en el campo.»

12) Historias de San Petersburgo

Bajo el título de Historias de San Petersburgo agrupó Gógol los cinco cuentos: La nariz, La perspectiva Nevski, El retrato, El capote y El diario de un loco.

Dos de ellos se han hecho particularmente célebres: «La nariz», que empieza a apoderarse del lector desde el mismo momento en que un barbero encuentra una nariz en el pan que está comiendo, y «El capote», del que surgió toda la literatura moderna rusa, según aseguraba Dostoievski.

Pero en todos ellos se advierte el doble interés social y literario, que hace de Gógol un clásico redivivo, y la vena satírica, teñida de humor y compasión, de la que podría ser prototipo ese pobre loco del diario, que creía ser Fernando VIII de España.